1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://ropaninos.about.com/od/temporada/a/Trajes-Y-Accesorios-De-Ni-nos-Para-La-Primera-Comunion.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Trajes y accesorios de niños para la primera comunión

Los diferentes estilos, colores y adornos para los muchachos

De

Trajes y accesorios de niños para la primera comunión

Niños con trajes de almirante, tracicionales y de marinero, junto a niñas de Primera Comunión.

Foto © Marian Álvarez

El traje y los complementos de Primera Comunión de los niños son menos vistosos que los de las niñas, pero igual de ilusionante para ellos. Vestirse como caballeros, príncipes contemporáneos, almirantes o marineros, resulta un plus de emoción ante un día tan especial en sus vidas. Estos son los elementos con los que se puede contar si es nuestro pequeño galán el que va a comulgar por primera vez.

El traje tradicional

No hay tanta variedad como ocurre con los vestidos de las niñas, pero sí unos modelos muy específicos entre lo que se puede elegir. El más utilizado en USA es el traje de comunión de chaqueta y pantalón. Puede adquirirse de tres piezas o de cinco, que incluiría el chaleco, la camisa y la corbata en una misma compra.

Un traje tan tradicional puede ser utilizado en multitud de ocasiones festivas. Si el niño o la familia quiere que la gala sea absoluta, pueden elegir modelos tipo frac o esmoquin, aunque resultan algo recargados para una ceremonia iniciática a la edad (unos 10 años) en la que se celebra. Los trajes puedes ser en color blanco, marfil, azul marino, negro y en cualquiera de los tonos grises.

Los trajes de almirante y de marinero

No son tan corrientes en USA ni en Latinoamérica, aunque empiezan a verse en algunas ceremonias debido a la influencia ibérica. Es España son muy tradicionales y preferidos por los niños. El de almirante cuenta con una chaqueta, en muchos modelos con doble abotonadura, y un pantalón del mismo color. El conjunto recuerda a los altos cargos militares por sus adornos, como galones, cordones, la abotonadura de metal y los escudos en el pecho.

El de marinero, también muy entrañable y vistoso, consta de un pantalón y una chaqueta cerrada, sin botones, con un cuello que forman la típica capa cuadrada que cubre la parte superior de la espalda, con rayas contrastadas, todo ello rematado con un pañuelo anudado. En la actualidad se atreven con colores que van más allá del blanco o marfil y del azul marino para ambos casos. Existen diseños en tonos grises, azules claros, chocolates y tierras que aportan vanguardia y frescura.

El traje de comunión moderno, presentado por diseñadores audaces, presenta un estilo más desenfadado y apto para reutilizar en cualquier otra fiesta familiar, o los domingos. Se trata de trajes elegantes pero más ligeros, que utilizan el lino, el yute y el algodón con formas amplias y cómodas. Los colores blanco, marfil, grises, marinos, marrones o chocolate, y los colores pardos y caldera de la tierra con estos tejidos y acortando solapas, revisando el cuello mao y evitando la raya de los pantalones, resultan muy innovadores.

La camisa y el chaleco

En función del traje elegido se puede ser más conservador o menos en cuanto a la camisa. Si el traje, tanto tradicional, como de almirante, es blanco o marfil, no suele quedar bien que el niño lleve una camisa de color contrastado. Las firmas aconsejan que en este caso, la camisa repita el tono del traje.

La camisa tradicional y blanca sigue siendo la más demandada. También la camisa con el cuello de pajarita, aunque el cuello Mao gana aceptación cada año. Si se lleva el traje clásico, la camisa puede ser de cualquier color, aunque las más adecuadas y vendidas son las de color marfil y azul claro. Si el chaleco es del mismo color del traje, resultan perfectas camisas en tonos más oscuros, como granates, azules intensos, naranjas o caquis.

Con un chaleco que destaca, es mejor que la camisa sea neutra. Y es que los chalecos pueden ser la gran baza de elegancia y colorido. Pueden destacar con tejidos más ricos, como los adamascados, y con colores como dorados, granates, azules claros e incluso naranjas o verdes suaves.

Accesorios

Cuentan con menos accesorios que las niñas, pero es importante cuidar el aspecto de los mismos. Si el chaleco tiene colorido independiente del traje, la corbata debe ser igual o repitiendo en su dibujo el tono del chaleco. Así el conjunto será perfecto. Si el traje es blanco, la corbata puede quedar bien igualmente siendo del mismo tono, o bien introduciendo la nota de color.

Cuando el traje es oscuro, tanto normal como de almirante, se admite cualquier corbata, dentro de unos límites de elegancia. No quedan bien, por ejemplo, las de dibujitos y estampados excesivos. Todos estos consejos son aplicables a la pajarita, aunque al ser un accesorio más pequeño, tan sólo debemos cuidar su acuerdo de color con el chaleco si lo hay. Puede ser el complemento de color perfecto.

En los trajes tradicionales, salvo el pañuelo conjuntado con corbata o pajarita, no encajan los galones y la cadeneta. Son propios de los modelos de almirante, puesto que lo complementan y completan a la perfección. Normalmente son dorados o plateados, y también se admiten mezclados con el color a tono de la corbata y el chaleco, o en un solo tono, como el azul claro.

Los botones dorados y el escudo bordado en el pecho también son imprescindibles en los de almirante, aunque se puede ver en los trajes normales.

Los zapatos de los muchachos no plantean demasiados retos. Los clásicos de cordones, los mocasines, e incluso los diseños propios de uniforme colegial resultarán perfectos para combinar con el traje. Eso sí, deben ser de buena calidad y que les resulten cómodos. Es esencial que se los pongan en casa a ratos para que acostumbre el pie. Cuida el color; Los negros y azules marinos, perfectos, o blancos y marfil si el traje es de esos tonos. Tras el día de la ceremonia, se pueden teñir de oscuro para utilizar otros días. Los calcetines, a tono con los zapatos.

Adornos eclesiásticos

Se pueden incorporar todos o ninguno. Son los brazaletes, un lazo con un detalle religioso que se coloca diez centímetros por debajo del hombro. Suelen ser blancos o marfil. Los alfileres de corbatas pueden ser sencillos o especiales para la ocasión, con algún grabado alusivo, o un pequeño colgante en forma de cruz o medalla.

Esos mismos colgantes pero más grandes, también se admiten para adornar el cuello de los muchachos. En las tiendas especializadas se pueden encontrar conjuntos de colgante, alfiler y botones en plata conjuntados para que el atuendo sea perfecto.

Podemos incorporar también una biblia forrada a tono con el traje, o con algún elemento de adorno, al igual que un rosario.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.